05 julio, 2007

Era tarde... aun podía sentir la saliba ácida en mi cuello... ¿Y cómo no sentirla?, ¿Y cómo no pensar que la saliba que tenía regada por el cuerpo no era mía? Qué era impura, repugnante, que sólo quería limpiarmela, por más que el agua pasara por mi cuerpo toda esa sensación no se iría de mi. Sólo de recordar me daba miedo, terror. ¿Por qué las cosas son así? Yo sólo estaba sentada en el sillón, no creo que eso le hiciera daño a nadie, pero tenía que llegar él, a sacarme una palabra, una sonrisa y caer en su juego.
-¿Cómo estás?
-Bien, veo tele
-Mira está graciosa la película
-Pues no me gusta... pero bueno
-¡Qué hermosa sonrisa!
-¡No me diga! Jajaja, ¿Eso cree?
-Sí mija, estás muy bonita
-Bueno ya, que la película está buena. ¿no?
-Sí...

Me agarro y me besó... sentía un asco profundo, terrible. Cómo me gustaría jamás haber estado ahí, jamás haber sentido su cuerpo pegado al mío, porque hoy me arrepiento y aunque sé que no lo soy, me siento culpable de que mi tío me haya tomado...

3 comentarios:

Geisha dijo...

me he quedado con el ojo cuadrado

eo dijo...

Mmmm... no se que decir... no se que pensar, tenia tiempo que no leia algo asi.

Pon mas detalles jajaja, no es cierto, primera que te leo pero me parece interesante aunque confuso.

YouL dijo...

no mames, si fue cierto que culero,.. si fue escrito ficticio, que culero.. bueno culero final nomás.. ibas bieeeen la cosa..
echele ganas carnalita, ya sabe que acá la apoya el Sr. sinceridad..